Termitas

Termitas

Termitas

Una sola colonia puede albergar más de un millón de termitas

Las termitas.

Las termitas son con diferencia, la plaga más peligrosa que afecta a la madera. A diferencia de la carcoma o del capricornio, los efectos de su presencia solo son visibles cuando el daño a las estructuras ya está altamente extendido.
Las termitas necesitan humedad y tienen una baja tolerancia al contacto del aire y de la luz. Viven en colonias subterráneas, atacando la vivienda desde abajo.


Cualquier pequeña grieta en el cemento, espacio alrededor de una tubería, o rendija en el subsuelo, son posibles vías de entrada para esta temible plaga, y aún si no existiesen estas vías, las termitas son capaces de excavar a través de cemento, hormigón, acero, ladrillo o metal.
Una vez dentro, la plaga procede a atacar las estructuras de madera sin dejar rastro alguno de su presencia.

Signos de la presencia de las termitas.

Debido a su origen subterráneo y a su aversión a la luz y al aire, esta plaga suele dejar pocos signos de su presencia hasta que el daño ya esté altamente extendido. Algunos de estos signos son la aparición de conductos y estalagmitas adheridas a la madera, y aparición de grandes cavidades huecas dentro de la madera.

La solución Will-Kill.

Los signos de la presencia de esta plaga no son fáciles de detectar, y solo un profesional entrenado y con experiencia va a ser capaz de determinar correctamente los focos de acceso y el daño causado por la plaga.
Una vez detectados los puntos de entrada y las estructuras afectadas, se procederá a inyectar producto termiticida en las maderas atacadas, eliminando a las termitas que han accedido a la vivienda. Realizado este proceso hay que evitar que las termitas vuelvan a acceder a su vivienda desde el subsuelo. Para ello existen dos tratamientos complementarios: la barrera química y el tratamiento mediante cebos.
En el primer caso se crea una barrera invisible con producto termiticida que impide el acceso a la vivienda de las termitas. Se logra inyectando el producto directamente alrededor de los cimientos, y en especial en los puntos de acceso que nuestros técnicos identifiquen.
En el segundo caso, se colocan cebos de madera impregnados de un producto termiticida especial en puntos estratégicos alrededor y dentro de la vivienda. Una vez las termitas consumen estos cebos, el producto quimico del que están impregnados impedirá la correcta reproducción de los miembros de la colonia, y supondrá su inevitable extinción.
En el caso de bienes de madera no estructurales (como muebles, esculturas, persianas, puertas, etc) existen tratamientos alternativos no químicos, consistentes en la eliminación de la plaga mediante medios térmicos.
Estos tratamientos alternativos eliminan la plaga sin la aplicación de ningún tipo de químico o producto sobre la madera. Es ideal para tratar muebles antiguos u objetos delicados.

cookies

Log in

fb iconLog in with Facebook
create an account